Acuicultura para todo

Un encuentro de mentes marinas en la costa occidental de Irlanda

Sostenibilidad Acuicultura restauradora Incubadoras +11 more

La emprendedora Jennifer O'Brien, fundadora y consejera delegada de la empresa Sea & Believe, dedicada a la alimentación alternativa, se ha asociado con la Dra. Maeve Edwards, científica pionera en algas, en un proyecto piloto para cultivar el alga roja irlandesa Palmaria palmata (dulse) en la costa occidental de Irlanda.

por Editor, The Fish Site
Tor McIntosh thumbnail
Jennifer O'Brien, Consejera Delegada y fundadora de Sea & Believe, en el emplazamiento de la granja piloto de algas de su empresa en Cleggan Bay, Co. Galway

© Tor McIntosh

Aparte de dos grandes boyas amarillas que se mecen en el agua, hay pocos indicios de que estemos pasando por delante de una granja autorizada de algas. Pero a pesar de la falta de parafernalia obvia sobre el cultivo de algas, la ocasión es trascendental: mi compañera de barco Jennifer O'Brien está echando el primer vistazo a la granja de algas inaugural de su empresa en la bahía de Cleggan, al noroeste de Connemara, en la costa oeste de Irlanda

El patrón del barco es el pescador local Johnny King, propietario de un terreno de 10 hectáreas situado a poca distancia en barco del muelle de Cleggan, que alquila a O'Brien la granja de algas autorizada. Cultivar algas autóctonas en aguas irlandesas para utilizarlas en productos marinos alternativos a base de macroalgas de Sea & Believe -como ingrediente principal, pero también como ingrediente funcional para usar como aglutinante y saborizante- era un objetivo empresarial que mencionó cuando habló con The Fish Site el año pasado. Tener la oportunidad de alquilar el terreno de King para cultivar Palmaria palmata, un alga roja autóctona también conocida como dulse, sin tener que esperar tanto tiempo para obtener su propia licencia, ha acelerado sus ambiciones de cultivo de algas

"Por el momento, es una gran oportunidad para exhibir la Palmaria y mostrar el trabajo que estamos haciendo a los inversores: se trata básicamente de una prueba de concepto", explica O'Brien, que espera que el éxito del centro piloto permita a Sea & Believe establecer varias granjas a lo largo de la costa occidental de Irlanda, en las que se cultiven diversas algas autóctonas. Con el desarrollo de una red de granjas a pequeña escala, O'Brien espera que su empresa contribuya a mejorar los medios de subsistencia y a aumentar las oportunidades de empleo de las comunidades costeras, al tiempo que ayuda a restaurar el ecosistema marino de la zona y, potencialmente, a aumentar las poblaciones locales de peces, como la caballa, que, como atestigua King, se han agotado en los últimos años

Evaluación del crecimiento de Palmaria en redes en el mar a partir de plántulas cultivadas en viveros

la P. palmata tiene un ciclo reproductivo poco habitual que dificulta su cultivo, un reto que ha superado un equipo de científicos especializados en algas de la Estación de Investigación de Carna, al oeste de Irlanda © Susan Whelan / Irish Seaweed Consultancy Ltd

De la recolección silvestre a la granja

Con su excelente valor nutritivo -que incluye altos niveles de proteínas y una amplia gama de aminoácidos esenciales, B6 y B12- y su atractivo sabor, la elección de cultivar P. palmata como alga de calidad alimentaria fue una decisión sencilla. Sin embargo, es una especie que no se ha cultivado comercialmente debido a su inusual ciclo reproductivo, lo que la convierte en un alga difícil de cultivar con éxito, a pesar de varios intentos.

Al haber utilizado anteriormente P. palmata de recolección silvestre en sus productos marinos a base de plantas, O'Brien era consciente de que para ampliar su negocio necesitaría grandes cantidades de la especie, lo que significaba que ya no podía depender únicamente de la recolección silvestre. Para resolver este dilema, se puso en contacto con un equipo de científicos especializados en algas, entre ellos la Dra. Maeve Edwards, que cuenta con una amplia experiencia en la investigación pionera de algas y ha trabajado con Michael O'Neill en su proyecto de criadero de algas en la península de Beara, al oeste de Cork.

Michael O'Neill

Más recientemente, Edwards ha sido co-supervisor de la investigación llevada a cabo por la estudiante de máster de la Universidad de Galway Susan Whelan. En la Carna Research Station (CRS) -un centro de investigación en acuicultura del Instituto Ryan de la Universidad de Galway situado en una región de Gaeltacht (zona de habla irlandesa) en el suroeste de Connemara- Whelan ha estado probando una forma única y revolucionaria de cultivar con éxito P. palmata utilizando tetrasporas (esporas asexuales producidas por algas rojas) recolectadas de forma silvestre.

O'Brien con Susan Whelan (izquierda), estudiante de máster de la Universidad de Galway, y la Dra. Maeve Edwards (centro), científica especializada en algas marinas, frente a la estación de investigación de Carna, en Connemara

© Tor McIntosh

Durante el último año, Whelan ha recogido la asombrosa cifra de 6.000 muestras de P. palmata de lugares de la costa oeste de Irlanda -donde prospera en estado salvaje a lo largo de la costa expuesta que da al Atlántico- y las ha llevado al laboratorio para estudiar los cambios estacionales del ciclo reproductivo. "Las miraba para ver si eran machos o tetrasporófitos, luego miraba la fronda para estimar cuántas esporas se habían liberado y así averiguar cuándo era el mejor momento para recogerlas para recolectar sus esporas", explica.

Según Edwards, la investigación de Whelan ha permitido comprender mejor el ciclo vital de la especie. "Antes teníamos problemas con los cultivos, que funcionaban o no funcionaban, pero el trabajo de Susan ha estabilizado muchas de las primeras investigaciones. Gracias a un trabajo intensivo como el de Susan, ahora tenemos la confianza suficiente para decir que tiene un futuro comercial, que no se limita a la investigación"

La perspectiva de un científico

La implicación de Edwards en los planes de O'Brien de cultivar P. palmata para satisfacer la demanda de biomasa necesaria para ampliar su negocio ha elevado sin duda el proyecto. "El problema de la ampliación es que los retos son tantos que hay que supervisar, mejorar y ajustar continuamente cada año. Sigues obteniendo biomasa, pero es una gran ventaja contar con científicos que conozcan las métricas", afirma Edwards, riéndose de su habilidad para tocar su propia trompeta

Al conocer la historia del CRS de boca de Edwards -que se creó en los años 50 inicialmente como estación de campo y más tarde como instalación para la investigación básica y aplicada de muchas especies acuícolas autóctonas y novedosas, desde mejillones y salmones hasta bacalao y erizos de mar púrpura-, está claro que la acuicultura ha desempeñado un papel clave en la zona durante décadas. Pero, como revela Edwards, poco a poco con el tiempo muchas de las piscifactorías independientes han cesado su actividad. "Es un sector arriesgado y la gente no podía asumir el riesgo, las pérdidas", reflexiona

Palmaria sembrada creciendo en cordel (ampliado 4x)

Whelan ha estado probando una forma única y revolucionaria de cultivar con éxito P. palmata mediante el cultivo de tetrasporas (esporas asexuales producidas por algas rojas) recogidas en la naturaleza en cordeles en el criadero de la Estación de Investigación de Carna © Susan Whelan / Irish Seaweed Consultancy Ltd

Por su natural aversión al riesgo -un rasgo que atribuye a su condición de científica-, Edwards está especialmente interesada en explorar formas de reducir los riesgos del incipiente sector de las algas marinas en Irlanda. "Es bueno para todos: para los inversores, para los agricultores y para todos", explica.

"La volatilidad del mar es algo con lo que siempre tenemos que trabajar, no contra lo que tenemos que trabajar. En particular, con la crisis climática, sólo podemos esperar que las condiciones se vuelvan más difíciles, así que tenemos que ser previsores", revela Edwards. "Pero si demostramos que reducimos el riesgo de nuestras actividades, será más fácil mantener las conversaciones necesarias con los inversores"

Escalar un sector emergente

La larga costa y las aguas frías de Irlanda ofrecen condiciones ideales para el cultivo de algas, pero el sector aún está en pañales. Sin embargo, Bord Iascaigh Mhara (BIM) -la agencia estatal irlandesa responsable del desarrollo de la industria irlandesa de productos del mar- publicó recientemente una estrategia para aumentar el volumen de algas cultivadas en Irlanda, en la que, entre otros factores, se señala que el hecho de contar sólo con una instalación de incubación -establecida sobre una base de investigación y desarrollo y no comercial- está obstaculizando la escalabilidad de la industria.

La industria irlandesa de la acuicultura de algas se encuentra en su fase inicial

Tanto Edwards como O'Brien se hacen eco de las preocupaciones sobre la falta de criaderos comerciales en el país para el sector de las algas cultivadas, y Edwards identifica el espacio de los criaderos como un reto clave a la hora de escalar la producción comercialmente. Como ella señala, "lo que se pone en las líneas en el mar para seguir creciendo depende de lo que se puede cultivar en el espacio de criadero."

Palmaria creciendo en las redes en el mar

El desove de plántulas fuertes en el entorno del criadero es vital para garantizar que sean lo suficientemente resistentes como para soportar la corta temporada de crecimiento en el mar © Susan Whelan / Irish Seaweed Consultancy Ltd

Actualmente limitados por la cantidad de plántulas que se pueden cultivar a partir del pequeño espacio de incubación en el CRS, tanto el científico como el empresario son realistas sobre la cantidad de biomasa que se podría cosechar en el primer año en el sitio piloto en Cleggan Bay, con Edwards afirmando a regañadientes "deberías estar consiguiendo cientos de kilos y luego vas aumentando a partir de ahí, pero depende - ¡odio predecir el futuro!"

Su reticencia es comprensible cuando hay factores incontrolables que podrían afectar a las cifras, lo que ocurre a menudo cuando los tramos de cordel sembrado -iniciados y mantenidos en el criadero- se echan al mar. Esto significa que Edwards se centra en el control que es posible en el entorno de la planta de incubación para engendrar plántulas fuertes que sean lo suficientemente resistentes como para soportar la corta temporada de crecimiento en el mar, por lo general de noviembre a mayo.

"Desde mi punto de vista, hay mucho control en el criadero, pero no está lejos de ser un crack y sólo hace falta estandarizarlo y repetirlo", explica Edwards. "Creo que hay que mejorar la eficacia de la acuicultura de algas, porque sea como sea, en Europa es cara: nuestra mano de obra es muy cara y las condiciones del mar, aunque son buenas para el crecimiento de las algas, pueden ser difíciles para trabajar"

El sabor de Connemara

Las bahías protegidas de la costa de Connemara ofrecen las condiciones perfectas para el cultivo de P. palmata. Como reconoce Edwards: "Hay una ventaja al no tener industria pesada en este lado de la isla, lo que significa que la población es muy baja, el intercambio de agua es alto, y hay un montón de bahías interesantes para trabajar - tienes suficiente renovación de agua, suficientes nutrientes, pero también tienes suficiente refugio."

Pero hay algo más que las condiciones ideales que hacen de esta remota y escarpada costa del condado de Galway un lugar ideal para la P. palmata -y todo tiene que ver con el sabor. O'Brien, acompañada por Whelan, señala que los nutrientes del océano, el oleaje y las corrientes de la zona hacen que Connemara "produzca las algas más sabrosas que existen, en mi opinión", afirma entusiasmada

Ahora que el proyecto avanza, el entusiasmo de O'Brien es palpable mientras observa la granja inactiva desde el barco y habla con King sobre la compra de equipos y la creación de la infraestructura necesaria para plantar las algas en diciembre. Pero, por muy fácil que le resulte centrarse únicamente en la incipiente faceta de cultivo de algas de su negocio, sabe que es importante seguir avanzando en el desarrollo de sus productos marinos a base de macroalgas

"Vendemos productos a base de algas, pero esto [el cultivo comercial de algas en Irlanda] es el futuro. "Es un sector muy nuevo, aún está emergiendo y probablemente tardará diez años en comercializarse y estabilizarse. Así que nuestra próxima etapa es hacer una gran venta de nuestros productos, obtener algunos ingresos e, idealmente, desovar las plántulas a principios de otoño y tenerlas listas para salir al campo a finales de año para nuestra primera cosecha del año que viene"."

La colaboración entre O'Brien y Edwards rezuma potencial, y el dúo no se deja intimidar por los retos de la ampliación. No cabe duda de que les apasiona y les motiva poner en marcha el cultivo comercial de algas en Irlanda con P. palmata. A pesar de su predilección por la Palmaria, ya que ha pasado gran parte de su carrera investigando la especie, Edwards sabe que el alga roja nativa con forma de palmera es una especie de gran valor, por lo que "merece la pena ese pequeño esfuerzo adicional para conseguir cultivarla con éxito, porque si lo conseguimos, podemos hacer de Irlanda un verdadero bastión para ella"

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here