Acuicultura para todo

¿Qué puede aprender Estados Unidos del sector de la acuicultura en alta mar de Centroamérica?

Peces marinos Consumidores Política +8 more

Mientras se debaten en el Congreso la Ley SEAfood y la Ley AQUAA, Emily De Sousa se unió a dos de los principales cocineros de marisco de Estados Unidos -Barton Seaver y Steve Phelps- en una visita a algunas de las piscifactorías de alta mar más extremas del mundo, para conocer de primera mano el tipo de piscifactorías, y de pescado, que pronto podrían producirse en aguas federales estadounidenses.

por Senior editor, The Fish Site
Rob Fletcher thumbnail
Emily De Sousa se unió a dos de los principales chefs marineros de Estados Unidos, Barton Seaver y Steve Phelps, en una visita a piscifactorías centroamericanas

Agricultores en las instalaciones de Kanpachi de Forever Oceans, frente a la costa pacífica de Panamá © Emily De Sousa

Organizado por BioMar y la Coalición para la Acuicultura Sostenible, el viaje llevó a De Sousa, Seaver y Phelps a algunas de las piscifactorías más espectaculares del mundo, como la de cobia de Open Blue y La piscifactoría de kanpachi de Forever Oceans, en el Caribe y el Pacífico panameños respectivamente, y las piscifactorías de pargo y selva tropical de Aquafoods en aguas de Costa Rica

"Fue una oportunidad para nosotros de ver, de primera mano, las versiones existentes de algunos de los sistemas de acuicultura en alta mar que algún día podríamos ver en EE.UU. - ver la tecnología, evaluar los tipos de especies que se pueden cultivar en alta mar y también probar el producto", explica De Sousa.

"Visitar las granjas de pargo y tilapia de Aquafoods en aguas costarricenses es una experiencia única

"Visitar las piscifactorías nos ayudará a llegar a los consumidores estadounidenses, que quizá no sepan lo que es la acuicultura en alta mar o tengan una opinión negativa al respecto", añade

A pesar de haber estado inmersa en la acuicultura durante los dos últimos años, en los que se ha erigido en una de las más firmes defensoras del sector, el viaje ha dejado a De Sousa con nuevas perspectivas.

"He estado en granjas de acuicultura en el extranjero y he aprendido mucho

"He estado en muchas piscifactorías, pero el nivel tecnológico de las de alta mar era diferente: están a unos 12 km de la costa, hay olas de 8 m y no siempre es posible salir. Así que fue interesante ver el papel que desempeñaba la tecnología para alimentar a los peces y controlar su salud a distancia", recuerda

Los chefs Phelps y Seaver en la granja de kanpachi de Forever Oceans

© Emily De Sousa

También le impresionaron los propios acuicultores

"Salir a la superficie en condiciones extremas no es para los débiles de corazón, y la gente que conocimos, que lo pasó mal en esas condiciones, estaba muy dedicada a sus peces. Está claro que hacen algo bien y creen en ello", reflexiona

De Sousa también fue testigo de una cosecha durante su visita a Open Blue.

"El bienestar de los animales es cada vez más importante para los consumidores y fue realmente agradable ver que el bienestar de los animales era lo más importante, tanto para los peces como para garantizar la calidad del pescado"

señala

En Forever Oceans, donde pudo bucear con los kanpachi, le sorprendió lo sociables que eran los peces

"Nadaban directamente hacia nosotros, chocaban con nosotros... eran muy curiosos y fue divertido estar en las jaulas con ellos", explica.

En el exterior de las jaulas, los kanpachi eran muy sociables

Fuera de las jaulas, el mar también rebosaba vida.

"La gente piensa que las granjas son zonas muertas, pero en realidad son centros de biodiversidad. El día que estuvimos en Aaquafoods había grupos de delfines que pasaban junto a nosotros todo el día, nadando entre las jaulas; en Open Blue ven tiburones ballena todo el tiempo", añade De Sousa.

Eduardo Coronas, director técnico de BioMar Costa Rica, investigado por unos curiosos kanpachi

De Sousa se sorprendió de la firmeza de los peces © Emily De Sousa

licencia social

Como defensora de la acuicultura en las redes sociales, De Sousa es muy consciente de que el sector recibe una acogida muy desigual por parte del público en general, pero cree que la falta de conocimiento entre el público tiene gran parte de culpa y que, si más personas visitaran las granjas, serían menos hostiles hacia la industria.

"En términos simples, fue bastante evidente para todos nosotros en el viaje que este es el futuro de la alimentación

"En pocas palabras, a todos los participantes en el viaje nos quedó claro que éste es el futuro de la alimentación. Hay varias razones por las que nuestros sistemas alimentarios actuales no funcionan. Estar allí y ver las granjas -lo limpias que están, lo meticulosamente que se gestionan, el cuidado de los animales y las cantidades de pescado de alta calidad que pueden producir- demuestra que la acuicultura ofrece muchas soluciones", reflexiona

"Cumple todos los requisitos: se puede hacer a gran escala y de forma económicamente viable, y es sin duda el futuro", añade

De Sousa también se mostró intrigado por los puntos de vista de los chefs

"Fue interesante oír que algunos chefs prefieren los productos de piscifactoría en sus menús por la calidad constante del producto. Aunque a los chefs les siguen gustando los productos silvestres, están muy a merced de la madre naturaleza: no hay dos pescados silvestres que sepan igual: dos personas sentadas en el mismo restaurante, comiendo el mismo plato, pueden tener dos experiencias culinarias completamente diferentes", explica.

Sin embargo, también es consciente de que conseguir que el consumidor acepte las especies marinas de peces de aleta -como la cobia y el kanpachi, que son dos posibles candidatos para el sector de la acuicultura en alta mar de EE.UU.- llevará tiempo, ya que los consumidores no están tan familiarizados con ellas como lo están con especies como el salmón.

"Va a ser un proceso largo y difícil

"Va a haber muchas batallas cuesta arriba en términos de concienciación y educación de los consumidores en torno a estas especies. Todas las granjas que visitamos en Centroamérica venden en el mercado estadounidense, pero se han dado cuenta de que los consumidores estadounidenses no han oído hablar de ellas y no saben cómo cocinarlas", señala.

"Los consumidores estadounidenses no están familiarizados con ellas y no saben cómo cocinarlas"

Seaver fileteando un kanpachi

Es probable que los chefs desempeñen un papel clave en la introducción de especies menos conocidas para los consumidores estadounidenses © Emily De Sousa

¿Aplicación en Estados Unidos?

De Sousa afirma que el viaje le ha aportado algunas ideas valiosas. Sin embargo, también es consciente de que no todo el mundo está tan bien informado.

"Me gustaría ver conversaciones más reflexivas en torno a la acuicultura en Estados Unidos, pero me temo que se ha convertido en una cuestión política muy polarizadora, lo cual es lamentable de ver porque es el futuro de cómo vamos a producir alimentos para la creciente población de este planeta", explica.

"Pero la acuicultura es una cuestión política muy polarizadora, lo cual es lamentable de ver porque es el futuro de cómo vamos a producir alimentos para la creciente población de este planeta", explica

"Pero la acuicultura en Estados Unidos carece de la licencia social que tiene en Panamá y Costa Rica: necesitamos mantener conversaciones más productivas con los consumidores, los pescadores y otras partes interesadas. La concienciación de los consumidores debería haber empezado hace años. Por eso la acuicultura tiene connotaciones tan negativas. La gente no la entiende y si la educación de los consumidores no empieza ahora, la narrativa se perderá por completo", añade.

La acuicultura es una de las principales industrias del mundo

Y, como señala De Sousa, las consecuencias de no hacerlo pueden ser nefastas.

"Vivo en Canadá y veo que la industria del salmón de la costa oeste está pasando apuros -eso es lo que ocurre si no se asegura la licencia social- y creo que no se están destacando lo suficiente los beneficios de una industria de acuicultura en alta mar en Estados Unidos. Mantener estas conversaciones productivas ahora es vital para su futuro", concluye

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here