Acuicultura para todo

The Nature of AquacultureUn nuevo estudio confirma que las granjas de algas y mejillones mejoran la biodiversidad y la abundancia de vida marina

Acuicultura restauradora Mejillones Algas marinas / Macroalgas +9 more

Un estudio único iniciado por The Nature Conservancy en puntos opuestos del planeta aporta nuevos conocimientos sobre los beneficios para el hábitat de los criaderos de algas y marisco en ecosistemas templados: Nueva Zelanda y el Golfo de Maine.

por Global aquaculture scientist, The Nature Conservancy
Dr Heidi Alleway thumbnail
Professor of Marine Science, University of Auckland, New Zealand
Dr Andrew Jeffs thumbnail
Un banco de peces paroré nada junto a mejillones que crecen en una piscifactoría de Nueva Zelanda

Los investigadores descubrieron que las larvas de siete especies de peces se asentaban en hábitats de granjas de mejillones y algas, lo que representa un nivel de diversidad similar al de los hábitats naturales © Lucy Underwood / University of Auckland

Se sabe que los peces salvajes utilizan las piscifactorías de marisco y algas, a menudo en mayor número que en los hábitats naturales adyacentes. Aunque se cree que las larvas de peces se asientan y reclutan en las piscifactorías de marisco y algas, existen pocas pruebas publicadas que respalden esta suposición, especialmente en los ecosistemas de temperatura. Para colmar esta laguna, la Universidad de Auckland y la Universidad de Nueva Inglaterra, con el apoyo de The Nature Conservancy, han estado evaluando el papel potencial de la acuicultura costera como hábitat.

Se han adoptado métodos de muestreo paralelos en el golfo de Hauraki (Nueva Zelanda) y el golfo de Maine (Estados Unidos) para evaluar el efecto de la actividad de las piscifactorías y las condiciones ambientales locales en la abundancia y diversidad de especies de invertebrados y peces. Se han desplegado cámaras GoPro y recolectores de invertebrados, y de la investigación han surgido resultados únicos.

Las piscifactorías de moluscos y algas aumentan la complejidad estructural de los entornos costeros, atrayendo a los peces -incluidas las larvas- hacia el refugio y las oportunidades de alimentación que ofrecen. Para evaluar hasta qué punto la acuicultura costera podría estar proporcionando un hábitat de cría para peces juveniles en el golfo de Hauraki, Lucy Underwood y Andrew Jeffs, de la Universidad de Auckland, midieron el número de larvas de peces que se asentaban y establecían en cuatro hábitats diferentes: una piscifactoría con sólo mejillones, una piscifactoría con algas y mejillones, un arrecife rocoso natural con algas y un fondo marino de sedimentos blandos.

Muestreando durante la temporada de verano, cuando la mayoría de los peces costeros se reproducen, se encontró que las larvas de siete especies de peces se asentaban en ambos hábitats de acuicultura, lo que representa un nivel de diversidad similar al de los dos hábitats naturales adyacentes. No se observaron diferencias en la mezcla de especies de peces que se asentaban en los cuatro hábitats, incluidos aquellos en los que se cultivaban algas junto con mejillones y aquellos en los que sólo se cultivaban mejillones

Infografía sobre los beneficios de las piscifactorías de algas y marisco para la fauna y flora silvestres

© The Nature Conservancy

Sin embargo, se observó que ambos hábitats acuícolas presentaban una abundancia mucho mayor de peces sedimentadores que los hábitats naturales. Algunas de las principales especies de peces colonizadores, como el triplefino común, tuvieron una mayor supervivencia y crecimiento tras su llegada a los hábitats de acuicultura. Por el contrario, en el hábitat natural cercano, el número de colonos supervivientes disminuyó rápidamente, y su crecimiento fue más lento que el de los peces juveniles en los hábitats de acuicultura.

Peces de acuicultura

Un estudio de peces adultos reveló la presencia de 18 especies en el hábitat de acuicultura, en comparación con sólo siete especies de peces en hábitats naturales similares adyacentes. Una especie muy apreciada por los pescadores, el pargo australiano, se encontraba en mucha mayor abundancia en el hábitat de acuicultura y tendía a ser más grande que sus congéneres que vivían en hábitats naturales adyacentes, lo que podría explicarse por las diferencias en la composición y calidad de sus dietas. Un examen más detallado del contenido intestinal de los pargos que vivían en las piscifactorías indicaba que se alimentaban de la biodiversidad marina asociada a la explotación acuícola

Un martín pescador nada entre mejillones que crecen en una granja de Nueva Zelanda

El estudio revela que ambos hábitats acuícolas -una piscifactoría sólo con mejillones y otra con algas y mejillones- presentaban una abundancia de peces colonizadores mucho mayor que los hábitats naturales © Lucy Underwood / University of Auckland

Recientemente se han publicado dos artículos sobre esta investigación:

  • Underwood LH y Jeffs AG (2023) 'Settlement and recruitment of fish in mussel farms', Aquaculture Environment Interactions, 15, pp. 85-100.

Esta investigación está generando información valiosa sobre los beneficios potenciales para la biodiversidad de la acuicultura de algas y moluscos en zonas geográficas que experimentan un crecimiento continuo de la actividad agrícola. El cultivo de algas en Nueva Zelanda y Estados Unidos, así como en otras regiones templadas como Europa y Australia, es un tema de creciente interés. El gobierno y la industria neozelandeses esperan que pueda contribuir de forma importante a un crecimiento nuevo y sostenible de la economía azul del país . Como uno de los mayores importadores de productos derivados de las algas, la UE ha destacado 23 acciones que podrían liberar el potencial de este sector para satisfacer la demanda prevista.

Sin embargo, nuestra comprensión de los principios generales y las expectativas de cómo la acuicultura de algas marinas puede proporcionar beneficios al medio ambiente en general sigue siendo limitada. Los primeros resultados de este trabajo sugieren que también podrían depender en gran medida del contexto, ya que las condiciones medioambientales locales y las prácticas de gestión influyen en las explotaciones

En los próximos meses, los resultados de nuevos experimentos en Nueva Zelanda se combinarán con los resultados de los EE.UU. para comprender mejor cómo las granjas de algas y marisco proporcionan hábitat y cómo estos beneficios pueden variar en función de la geografía, los sistemas de cultivo y los métodos de cultivo.

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here

Series: The Nature of Aquaculture