Acuicultura para todo

Seis maneras de hacer que su acuicultura sea más resistente al clima

Camarones Cambio climático Catfish / Pangasius +10 more

Compartir consejos prácticos para que los operadores de la acuicultura a pequeña escala, en particular los de las zonas tropicales, se adapten y sean más resistentes al cambio climático y a los fenómenos meteorológicos extremos.

por Aquaculture consultant
Kyra Hoevenaars thumbnail
Aquaculture consultant
Jonah van Beijnen thumbnail
Un pueblo flotante en el río Hau de Vietnam, una de las principales zonas productoras de pangasius del país

Los fenómenos meteorológicos extremos ponen en peligro la acuicultura

La mayoría de las piscifactorías y gambas dependen en gran medida de las condiciones ambientales, especialmente del suministro de agua limpia a una temperatura estable, y esto las hace especialmente vulnerables a los impactos de un clima cambiante.

Los principales factores de estrés climático que afectan a la acuicultura son las fluctuaciones de temperatura, los cambios en los regímenes de precipitaciones que provocan inundaciones o sequías, y el aumento de la variabilidad y la gravedad de las tormentas. La acuicultura marina también se ve afectada por la acidificación de los océanos y el aumento de la aparición de floraciones de algas nocivas (FAN). Los efectos varían en función de la especie cultivada, el entorno de la explotación, el tipo de sistema de cultivo y la ubicación geográfica. Los impactos pueden producirse en muy poco tiempo (por ejemplo, fuertes lluvias), mientras que otros son tendencias a largo plazo, con cambios que se producen gradualmente con el tiempo (por ejemplo, la acidificación de los océanos).

El noventa por ciento de la población mundial de peces se ve afectada por la acidificación de los océanos

El 90% de las explotaciones acuícolas se enfrentan a riesgos derivados del cambio medioambiental. Algunos de los países con mayores riesgos climáticos -principalmente en Asia, América Latina y África- tienen la capacidad más baja para adaptarse a los cambios en el clima.

La acuicultura se enfrenta a riesgos climáticos

¿Tiene poco tiempo? Vea un breve resumen de este artículo

Un buen ejemplo es Myanmar. En mayo de 2023, el ciclón Mocha azotó el sur del golfo de Bengala, con el centro de la tormenta cerca de la ciudad de Sittwe, en el estado de Rakhine. Fue una de las tormentas más potentes jamás registradas en la región, con vientos que alcanzaron los 259 kilómetros por hora, y se calcula que inundó 670.000 hectáreas de tierra, lo que afectó a los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria de unas regiones ya de por sí asoladas por la pobreza. Más de un millón de personas de unas 237.000 familias se vieron afectadas, entre ellas muchos piscicultores y camaroneros. Se perdieron existencias y se destruyeron infraestructuras. La ONU calcula que dos de cada tres familias de agricultores y más de una de cada tres familias de pescadores de la zona perdieron sus activos productivos. Las pérdidas económicas totales se han calculado en 2.240 millones de dólares, lo que equivale al 3,4% del PIB de Myanmar

De forma similar, en 2021, los criadores de camarones indios fueron golpeados por el ciclón Yaas, perdiendo unas 12.000 toneladas de camarones (valoradas en 130 millones de dólares). Para los granjeros fue difícil volver a empezar, ya que algunos tenían préstamos que pagar además de las pérdidas de camarones e infraestructuras.

Las explotaciones marinas también se ven afectadas por el ciclón

Las piscifactorías marinas también se ven afectadas regularmente por tormentas más severas que parecen haber ido en aumento en los últimos años. En Escocia se escaparon 50.000 salmones tras los daños sufridos en las redes por el temporal Ellen en 2020 y en Chile se escaparon entre 500.000 y 800.000 peces por los daños del temporal. Los daños causados en jaulas flotantes en Tailandia por el tsunami de 2005 ascendieron a 32,7 millones de dólares, con más de 40.000 jaulas destruidas.

Los efectos del cambio climático en la acuicultura han sido devastadores

Los efectos del cambio climático son impredecibles y muy localizados, lo que complica aún más las cosas. Mientras que algunas zonas experimentarán más precipitaciones, otras se verán afectadas por sequías más graves o tormentas más frecuentes y de mayor envergadura. Por lo tanto, las medidas de adaptación deben ajustarse a las circunstancias locales, ya que las distintas amenazas requieren diferentes opciones de adaptación. En principio, el objetivo es que todas las medidas de adaptación estén diseñadas para reducir la vulnerabilidad y adaptarse eficazmente al impacto climático. La selección de medidas de adaptación eficaces también depende de la aceptación por parte de la comunidad, la urgencia de la aplicación, la viabilidad técnica, la facilidad de aplicación y los costes necesarios para poner en práctica las medidas.

En este artículo ofrecemos consejos generales que los pequeños acuicultores pueden seguir a la hora de poner en marcha una explotación acuícola o de adaptarla al cambio climático. Doris Soto, que ha trabajado para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) durante 12 años, dirigiendo el equipo de acuicultura sobre cuestiones medioambientales y cambio climático, añade sus conocimientos a nuestra propia experiencia de trabajo en acuicultura a pequeña escala en el Sudeste Asiático, Oriente Medio y África durante los últimos 20 años.

1. Aplicar las mejores prácticas de gestión

"Mejorar las prácticas de gestión es el primer paso hacia la adaptación al clima, sobre todo mejorando la bioseguridad, considerando densidades de población más bajas y garantizando una buena ubicación de las granjas", afirma Soto.

La aplicación de las mejores prácticas de gestión en todos los aspectos de la producción mejorará la resistencia general de la explotación. La susceptibilidad a las enfermedades es especialmente probable que aumente con el cambio climático, ya que el sistema inmunitario de los animales se ve comprometido cuando están estresados (por ejemplo, por el agua más caliente dentro y alrededor de la piscifactoría). Garantizar la salud de los peces y camarones mediante la aplicación de BMP reducirá los riesgos de enfermedad. Las medidas medioambientales que garantizan la protección de los ecosistemas locales también disminuirán la vulnerabilidad de las piscifactorías al cambio climático. Las BMP también contribuyen a mejorar la higiene, la eficiencia alimentaria y la calidad del agua.

Las directrices sobre mejores prácticas de gestión para la acuicultura las proporciona ASEAN, WorldFish y Asociación para la Pesca Sostenible. WorldFish también ha publicado una serie de vídeos sobre buenas prácticas acuícolas. Algunas guías son aplicables a determinadas zonas geográficas o especies, pero gran parte de su contenido puede trasladarse a otras zonas o especies similares.

Estanques de camarones inundados tras el ciclón Amphan, que azotó Bengala en 2020

© Gurvinder Singh

2. Realizar un análisis basado en el riesgo

Durante la selección del emplazamiento y la planificación de la explotación para una nueva granja, debe realizarse un análisis basado en los riesgos en relación con el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos. Esto también se puede hacer para los operadores existentes que quieran adaptar su granja. Una evaluación debe examinar los riesgos climáticos de una zona en términos de exposición, impactos potenciales y capacidad de mitigación de riesgos. El objetivo último de una evaluación de riesgos es formular recomendaciones de medidas que reduzcan los riesgos relacionados con el clima: las llamadas medidas de adaptación. Sobre la base de la evaluación de riesgos, puede elaborarse un plan de preparación ante catástrofes, con el objetivo de supervisar las acciones de mitigación de riesgos, como las medidas de adaptación.

Las evaluaciones de riesgos suelen ser realizadas por organizaciones que abarcan todo un país, una región o un proyecto. Sin embargo, las evaluaciones de riesgos también pueden ser realizadas por un grupo de agricultores (una asociación o cooperativa de agricultores) o por agricultores individuales más grandes. Existen directrices sobre cómo llevar a cabo evaluaciones de riesgos en Care, ONU y GIZ.

GIZ

Si la evaluación de riesgos detecta riesgos muy elevados que no pueden mitigarse, debe considerarse la reubicación en zonas más seguras. Como alternativa, se pueden poner en marcha proyectos de acuicultura de ciclo corto en zonas que se enfrentan a periodos más largos y regulares de sequía o inundaciones. Por ejemplo, puede cultivarse una especie de pez de crecimiento rápido que pueda cosecharse antes de que empiece la estación lluviosa o seca. La cría de alevines de mayor tamaño también acorta el periodo de cultivo y reduce así los riesgos de producción. Por último, el cultivo de especies con capacidad para respirar aire, como el siluro, el pangasius y la perca trepadora, puede ser una opción viable cuando la cantidad y la calidad del agua son limitadas. Estas especies también pueden trasladarse más fácilmente en caso de emergencia.

3. Diversificadores

3. Diversifique su producción

No ponga todos los huevos en la misma cesta: la diversificación de los productos es una estrategia utilizada habitualmente para repartir los riesgos frente a las pérdidas. Puede permitir continuar con la producción si uno de los cultivos falla. Al seleccionar especies que pueden beneficiarse unas de otras, la diversificación de las explotaciones también reduce el despilfarro y aumenta la productividad al utilizar los subproductos de una especie como insumos para otras especies. También diversifica las fuentes de ingresos de los agricultores, estabiliza la producción y aumenta la eficiencia de los recursos.

Sin embargo, como observa Soto: "La diversificación solo funciona si las diferentes especies o productos no están sujetos al mismo peligro, por ejemplo, fenómenos extremos como el que tuvo lugar en Myanmar en 2023 pueden afectar a todos los sistemas y especies de cultivo acuícola".

La diversificación solo funciona si las diferentes especies o productos no están sujetos al mismo peligro

También debería considerarse el uso de sistemas integrados de agricultura-acuicultura y policultivos acuícolas. Este enfoque diversifica aún más los medios de subsistencia, proporciona alimentos extra para la familia y para vender, y utiliza el agua escasa de forma más eficiente, lo que la convierte en una medida eficaz de adaptación al clima. El agua de los estanques puede utilizarse para regar los cultivos, mientras que los residuos de las cosechas pueden servir de alimento para los peces. Los nutrientes del agua del estanque procedentes de las excreciones de los peces actúan como abono natural para los cultivos. La vegetación en los diques de los estanques también los refuerza y reduce la erosión.

La selección de cepas y variedades locales tanto para los peces como para los cultivos es clave, ya que en la mayoría de los casos son las que mejor se adaptan al clima local y a los patógenos locales.

En el caso de las explotaciones marinas, la acuicultura multitrófica integrada (IMTA) puede aplicarse como medio de diversificación. Se pueden cultivar algas alrededor de las jaulas marinas y filtradores, como bivalvos y pepinos de mar, debajo o alrededor de las jaulas. Sin embargo, el IMTA o cualquier otro sistema diversificado no puede resolver los problemas derivados de un peligro común, como una tormenta extrema.

Por otra parte, la diversificación de los cultivos puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la zona

Además, el mercado puede diversificarse entre opciones locales, nacionales e internacionales. El suministro a los mercados locales tiene la ventaja de que los requisitos de transporte son limitados, y contribuye a la seguridad alimentaria local.

Doris Soto (derecha) con uno de sus estudiantes de doctorado en un criadero de mejillones del sur de Chile

© Doris Soto

4. Utilizar sistemas de alerta rápida

Los agricultores deben conocer fuentes fiables de información sobre el cambio climático y la variabilidad climática. Una información oportuna puede permitir a los agricultores responder más rápidamente a los riesgos climáticos. Es importante comprender e interpretar bien las predicciones meteorológicas, como los pronósticos del tiempo. Aprovechar las previsiones para prepararse ante fenómenos meteorológicos extremos. Las previsiones meteorológicas diarias en línea proporcionan información sobre los próximos fenómenos meteorológicos extremos, como ciclones y mareas altas extremas. Cuando se predicen con antelación los cambios en la salinidad, la disponibilidad de agua y otros parámetros importantes, los agricultores pueden preparar su explotación para minimizar las pérdidas y los daños.

Según Soto, cada vez son más los agricultores que empiezan a utilizar sistemas de alerta temprana. La mayoría de los agricultores tienen ahora un teléfono móvil y los sistemas de alerta temprana pueden utilizarse con tecnología sencilla procedente en su mayor parte de los gobiernos, por lo que existe un gran potencial para que cada pueblo esté informado en caso de que se aproxime un ciclón severo, o para mantenerse al día sobre los últimos acontecimientos relativos a una temporada de El Niño. La principal carencia es comprender las previsiones y mejorar la preparación y la respuesta ante emergencias. A menudo, los agricultores pueden acceder a formación a través de ONG o programas gubernamentales.

La tecnología utilizada en los sistemas de alerta temprana incluye inteligencia artificial, teledetección e imágenes por satélite e Internet de las Cosas. Empresas como Scoot Science y Blue Lion Labs utilizan herramientas para predecir brotes de fenómenos oceánicos extremos y FAN.

Ejemplos de respuestas de emergencia a los peligros incluyen la cosecha temprana, el fortalecimiento de la infraestructura de las granjas, el aumento de la tasa de intercambio de agua y la provisión de aireación. Algunas granjas jaula pueden ser remolcadas a lugares más seguros y las cuerdas y redes deben ser revisadas para asegurar que todo está bien atado.

4

5. Mejora de las infraestructuras de la granja

Para las granjas de estanques interiores, unos diques más altos y fuertes pueden proteger contra las inundaciones y ofrecen la oportunidad de tener estanques más profundos en preparación para las sequías y el clima cálido, ya que tienen una temperatura del agua más estable y una mayor reserva de oxígeno disuelto. También son menos sensibles a los factores ambientales en periodos secos. Los diques deben ser lo más estables posible para soportar inundaciones y tormentas. Esto puede hacerse utilizando las proporciones correctas de altura y anchura del dique y el ángulo correcto de la pendiente. Se pueden colocar redes en los diques que rodean los estanques para evitar que se escapen durante las inundaciones y las lluvias torrenciales.

En zonas de fuertes lluvias o inundaciones, es importante garantizar que el agua pueda salir del estanque. Para ello son importantes las tuberías y esclusas para la entrada y salida del agua, así como los canales de drenaje. Los canales deben ser lo bastante anchos y profundos para absorber agua adicional en caso de lluvias torrenciales e inundaciones. En caso de que la zona sufra periodos de sequía, puede ser útil un canal de entrada para garantizar el suministro de agua desde el mar o el río. También se pueden construir depósitos de agua (o estanques de reserva) para amortiguar los periodos de sequía.

En el caso de las granjas marinas, se pueden instalar sistemas subacuáticos

Para las granjas marinas, se pueden instalar jaulas marinas sumergibles, pero son caras y más difíciles de manejar, por lo que actualmente no son adecuadas para los pequeños agricultores. Las estructuras de las jaulas, los amarres y las redes deben ser de calidad suficiente para soportar las tormentas más fuertes. Las piscifactorías también deben disponer de equipos para recapturar a los peces que se escapen. Como mejorar las infraestructuras de las granjas es caro, es posible que los gobiernos, como parte de su política sobre el cambio climático, ofrezcan planes de microfinanciación, seguros y préstamos para invertir en infraestructuras agrícolas. Los piscicultores pueden informarse sobre estas opciones en sus respectivos países

Los estanques piscícolas con diques muy bajos, como éstos de Zambia, son vulnerables a las inundaciones

© Kyra Hoevenaars

6. Colaborar con otros agricultores

La mayoría de las medidas de adaptación no pueden ser aplicadas por un solo agricultor. Por ello, las organizaciones de agricultores y otras entidades comunitarias y gubernamentales deben desempeñar un papel importante en la creación de explotaciones y comunidades resilientes. Las organizaciones de agricultores permiten la puesta en común colectiva de recursos y competencias. Además de aplicar medidas de adaptación de forma conjunta (por ejemplo, prevención de enfermedades), también pueden trabajar juntos para recibir formación, intercambiar información, comprender su ecosistema, desarrollar infraestructuras, comprar insumos y comercializar productos.

Reunión de una asociación de piscicultores en Zambia

© Kyra Hoevenaars

¿Hacia dónde vamos ahora?

A pesar de una serie de proyectos alentadores en este campo, todavía hay muy pocos casos de éxito detallados y respaldados por datos relativos a cómo han funcionado las medidas de adaptación, por lo que es importante que se realicen más estudios en este ámbito.

"Por el momento no disponemos de sistemas de seguimiento o indicadores muy buenos para medir el éxito de las medidas de adaptación", afirma Soto

"De momento, no disponemos de sistemas de seguimiento o indicadores muy buenos para medir el éxito de las medidas de adaptación", afirma Soto. Subraya que esto es necesario para seleccionar medidas eficaces y viables.

Además, la aplicación de medidas de adaptación suele tener un coste considerable. Para los pequeños agricultores, que trabajan incansablemente para llevar comida a la mesa en comunidades de todo el mundo, mientras que a menudo viven en la pobreza, la aplicación de algunos de estos cambios será un reto. Es necesario el apoyo de los gobiernos mediante políticas, legislación y ayudas financieras para la aplicación de medidas de adaptación. Parte de este coste también debería ser asumido por los consumidores, a través de precios más altos.

La seguridad alimentaria es de vital importancia para nuestra población mundial, que sigue creciendo. Trabajando juntos y asumiendo una responsabilidad colectiva, los operadores acuícolas pueden ayudar a crear un sistema alimentario resistente al clima y preparado para el futuro.

La seguridad alimentaria es de vital importancia para nuestra todavía creciente población mundial

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here