Acuicultura para todo

La granja de algas número uno de Suecia

Sostenibilidad Acuicultura restauradora Carbono azul +9 more

Simon Johansson, Consejero Delegado de Nordic Seafarm, cree que la empresa está en la cúspide del éxito comercial, tras los grandes avances en la producción de tres especies clave de algas, así como una estrategia empresarial que implica una serie de astutas colaboraciones.

por Senior editor, The Fish Site
Rob Fletcher thumbnail
Recolección de algas azucareras

Nordic Seafarm utiliza actualmente unas 8 hectáreas de las 30 que tiene autorizadas para el cultivo de algas, lo que significa que puede ampliar su superficie hasta 400 toneladas © Nordic Seafarm

A pesar de haber crecido en la costa oeste de Suecia, la verdadera introducción de Johansson al sector de la acuicultura se produjo en 2017, cuando fue contratado como consultor de estrategia en Omán -donde se estaban desarrollando piscifactorías de peces, mejillones y algas-.

"Nuestra misión allí era tomar las mejores ideas de acuicultura tanto de Asia como de Europa y ver qué se podía ampliar en Oriente Medio. Me abrió los ojos sobre lo que puede hacer la acuicultura y también sobre el valor de inspirarse en otras partes del mundo", reflexiona

A su regreso en 2019, Johansson decidió investigar oportunidades en Suecia y, formando equipo con varios expertos en algas marinas, ayudó a comercializar una empresa incipiente que ahora se conoce como Nordic Seafarm.

"Fue esencialmente un proyecto de investigación entre 2016 y 2019. Había tenido clientes desde 2017, pero a partir de 2020, cuando me incorporé, empezamos a explorar oportunidades con mayor potencial comercial dentro de la cadena de valor", explica.

Esto supuso una combinación de experimentación con el procesado de algas e intensificar la comercialización de sus productos de algas.

"Una cosa es intentar vender cosas que la gente conoce, pero para las nuevas innovaciones hay que trabajar un poco más en el modelo de negocio y en cómo añadir valor a tus productos", reflexiona Johanssen.

Simon Johansson, Director General de Nordic Seafarm

Tras trabajar en acuicultura en Omán, Johansson regresó a su tierra natal en 2019 y ayudó a comercializar una empresa incipiente, ahora conocida como Nordic Seafarm © Nordic Seafarm

Hitos

Desde 2020, la empresa ha realizado progresos considerables. En particular, ha conseguido aumentar la producción a unas 100 toneladas anuales. La mayor parte es alga azucarera, pero -más recientemente- han tenido importantes avances en términos de Ulva (lechuga de mar) cultivada en línea, con una producción de esta especie que se espera que alcance las 30 toneladas este año.

"Contiene más proteínas que el kelp, entre el 25 y el 30% de su materia seca, y no presenta problemas de exceso de yodo. Además, gusta mucho tanto a los cocineros como a los consumidores", explica Johansson.

También están experimentando con algas cultivadas en línea.

"Este año hemos sembrado un par de cientos de metros, pero creemos que ya hemos descifrado algún tipo de código y veremos cómo crece y si podemos ampliarlo el año que viene", señala Johansson.

Entre las tres especies están utilizando actualmente unas 8 hectáreas de las 30 en las que tienen licencia para cultivar, por lo que hay margen para aumentar hasta unas 400 toneladas en sus instalaciones actuales. Según Johansson, también están estudiando otros emplazamientos para cuando el mercado se haya desarrollado lo suficiente

Lechuga de mar cultivada en línea

La empresa ha logrado importantes avances en el cultivo en línea de Ulva (lechuga de mar), cuya producción se espera que alcance las 30 toneladas este año. © Nordic Seafarm

Avances en el procesado

La empresa también ha avanzado en materia de procesamiento y ahora ofrece algas que se han conservado mediante diversos procesos, lo que las hace aptas para diferentes aplicaciones.

Los procesos implementados incluyen el secado, el escaldado, la congelación, la salazón y la fermentación

Los procesos aplicados incluyen el secado, el escaldado, la congelación, la salazón y la fermentación. Pero, para conseguir tal variedad, han optado por trabajar con especialistas e industrias alimentarias locales, incluido un procesador de arenques, que ya cuenta con las instalaciones necesarias en funcionamiento, ayudando así a reducir el capex requerido por Nordic Seafarm.

"Trabajar en equipo con personas que ya disponen de instalaciones y que podemos alquilar durante el breve periodo posterior a la recolección de las algas es crucial, ya que nos permite reducir el volumen de activos y obtener un producto de gran calidad", afirma Johannson

El tercer objetivo principal ha sido el mercado y el desarrollo de productos

"Recientemente hemos creado una empresa conjunta, llamada Ocean Next, para el sector alimentario. Proporcionamos algas de alta calidad y nuestro socio, Ocean Collective, desarrolla productos con ellas. A nosotros nos funciona porque estamos mejor situados para centrarnos en la parte inicial del negocio - R&D y cultivar algas a gran escala-, mientras que entrar en la venta al por menor y ser realmente de primera categoría requiere otro conjunto de capacidades", explica Johannson.

"Se trata de una empresa conjunta que ofrece algas marinas de calidad y nuestro socio, Ocean Collective, desarrolla productos con ellas

Es un sistema que funciona para Nordic Seafarm y está muy en consonancia con su enfoque colaborativo, que también se extiende a los métodos de producción de algas.

"Trabajamos con uno de los mayores productores de algas del mundo

"Trabajamos con uno de los principales productores de algas de Noruega para compartir el desarrollo de productos, cómo aumentar el rendimiento y mejorar el procesado. El sector es aún tan pequeño que necesitamos trabajar juntos para competir con otras fuentes de alimentos menos sostenibles. Al menos por ahora, pero esperemos que dentro de 10 años otros productores de algas sean grandes competidores en el mercado mundial", observa

Un trabajador siembra líneas de Ulva en una de las instalaciones de Nordic Seafarm

Aunque el alga kelp es actualmente la mejor especie para cultivar desde el punto de vista medioambiental, Johansson cree que la empresa debería producir más Ulva, Palmaria y Gracilaria para poder desarrollar una gama más amplia de ofertas © Nordic Seafarm

Aplicaciones

Si bien hasta ahora Nordic se ha centrado principalmente en el sector alimentario, Johannsen también ve oportunidades en otros ámbitos.

"Las algas son un cultivo versátil que puede utilizarse para muchas cosas: biomateriales, alimentos para animales y bioestimulantes

"Las algas son un cultivo versátil que puede utilizarse para muchas cosas - biomateriales, piensos, bioestimulantes-, así que estamos estudiando cuáles deberían ser los siguientes pasos. Hemos recibido propuestas de esos segmentos y estamos evaluando cuáles redoblar, pero cuesta mucho penetrar en nuevos segmentos de mercado", explica Johansson.

En la actualidad, la mayor parte de su negocio se desarrolla en Suecia, aunque el resto de Escandinavia y el norte de Europa también representan proporciones significativas de sus cerca de 60 clientes.

Desafíos y retos

Desafíos

Johansson cree que aún queda mucho trabajo por hacer, sobre todo en lo que respecta al desarrollo de productos y al crecimiento del mercado.

"Tenemos el reto de seguir avanzando

"Tenemos el reto de expandirnos desde los restaurantes de gama alta a mercados más amplios de servicios alimentarios y también de productos al por menor y a otros países europeos. Este año hemos tenido más de 60 clientes, pero aún podemos producir más algas de las que vendemos", señala

Sin embargo, también hay argumentos para aumentar la producción, dado que una o dos grandes empresas alimentarias se han puesto en contacto con Nordic Seafarm.

"Mantenemos diálogos interesantes con grandes actores del sector alimentario, que consideran que actualmente somos demasiado pequeños para satisfacer sus pedidos", explica Johansson.

Mientras tanto, desde el punto de vista de la agricultura, señala que hay margen de mejora en términos de "optimización de los rendimientos, reducción del coste de producción, escalado y de forma rentable y contar con procesos de recolección más automatizados".

Financiación

Según Johansson, la empresa se ha financiado hasta ahora mediante una combinación de subvenciones, inversiones por valor de entre 3 y 4 millones de euros de accionistas -entre ellos la familia Stena, más conocida por sus transbordadores- e ingresos por la venta de sus productos. "Aunque partimos de niveles modestos, hemos duplicado las ventas cada año desde 2020, pero todavía necesitamos crecer un poco más y actualmente estamos en medio de una ronda de recaudación de 2,5 millones de euros. Ahora tenemos un inversor principal que cubre alrededor de 1 millón de euros, así que vamos por buen camino y nuestro objetivo es cerrarla a finales de febrero", explica.

La evolución del sector

De cara al futuro, Johansson cree que el desarrollo de productos debe ser una de las áreas clave en las que debe centrarse el sector, y que también hay un gran margen para investigar el cultivo de una mayor variedad de especies.

"Creo que el alga kelp es actualmente la mejor especie para cultivar desde un punto de vista medioambiental: absorbe muchos equivalentes de CO2 y produce buenos rendimientos, pero tiene sus limitaciones, como su alto contenido en yodo, por lo que creo que deberíamos desarrollar más Ulva, más Palmaria y más Gracilaria para poder desarrollar una gama más amplia de ofertas para aún más usos finales en el mercado", argumenta.

"Creo que el alga kelp es actualmente la mejor especie para cultivar desde un punto de vista medioambiental: absorbe muchos equivalentes de CO2 y produce buenos rendimientos, pero tiene sus limitaciones, como su alto contenido en yodo

Mientras tanto, en cuanto a la evolución de la propia empresa?

"Esperemos que dentro de 5-10 años seamos el mayor cultivador de algas de Europa, trabajando con actores más grandes con un enfoque aún más ascendente: cultivar muchas algas en el océano es la forma en que podemos tener el mayor impacto y hacer un favor al océano", explica Johansson.

Y parece que las autoridades suecas están adoptando un enfoque ilustrado respecto a la acuicultura de macroalgas.

"En Suecia, la legislación favorece a las empresas que son buenas para el medio ambiente: los organismos reguladores dicen 'no' a las piscifactorías, pero 'sí' a las granjas de algas, y nuestros mapas muestran que hay margen para cultivar al menos 10.000 toneladas de algas en lugares cercanos a la costa de la costa occidental sueca. Hay espacio de sobra para cultivar de forma segura y adecuada antes de que tengamos que ir a nuevos lugares o nuevos países", concluye Johansson.

La industria sueca de las algas marinas es una de las más grandes del mundo

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here