Acuicultura para todo

Preparando el camino para un sector de algas tropicales más resistente

Biotecnología Enfermedades Cambio climático +9 more

Los planes para crear un Instituto Internacional de Resiliencia de las Algas Tropicales cobran impulso tras la publicación de un nuevo estudio exhaustivo.

por Project manager, Hatch Innovation Services
Karlotta Rieve thumbnail
El nuevo y exhaustivo informe identifica las áreas estratégicas clave para el desarrollo de la industria mundial de las algas marinas

© Hatch Innovation Services

La comunidad mundial de algas marinas ha apoyado durante mucho tiempo la necesidad de un instituto internacional de mejoramiento centrado en la investigación aplicada a la preservación, desarrollo y distribución de cepas mejoradas de alta calidad de algas tropicales.

Un informe recientemente encargado, realizado por Hatch Innovation Services financiado y apoyado por Cargill, Konservasi Indonesia, y Conservation International, proporciona una hoja de ruta futura sobre cómo la comunidad mundial de algas marinas puede colaborar para apoyar el desarrollo de dicho instituto.

La necesidad de semillas

La acuicultura de algas marinas tropicales, y en particular el cultivo de eucheumatoides, ha surgido como una industria importante en los últimos 50 años, con el auge de la carragenina como mercancía mundial. El empleo en el sector ha creado un salvavidas para numerosas comunidades costeras de países tropicales en desarrollo. Aunque la demanda de los mercados establecidos sigue creciendo, las algas tropicales pueden proporcionar una biomasa más sostenible para otras muchas cadenas de valor con bajas emisiones de carbono.

Sin embargo, los cultivadores de algas se enfrentan a retos acuciantes, ya que los rendimientos de las especies más importantes -Kappaphycus alvarezii y Eucheuma denticulatum- han ido disminuyendo en las regiones productoras más establecidas a lo largo del Triángulo de Coral, así como en los puntos calientes de cultivo fuera del sudeste asiático, como Tanzania.

Las algas tropicales pueden proporcionar una biomasa más sostenible para otras muchas cadenas de valor con bajas emisiones de carbono

El rendimiento de importantes especies de algas ha disminuido en los últimos años

La enfermedad del hielo, mostrada arriba, es una afección que provoca el blanqueamiento y la desintegración de la biomasa de algas © Vicente Covarrubias

Este declive ha sido inducido por la disminución de la diversidad genética en las especies cultivadas, una mayor susceptibilidad a las enfermedades y los impactos del cambio climático. Cuando Hatch realizó su anterior estudio sobre el terreno en 2022 en Indonesia, Filipinas y Malasia, quedó claro que prácticamente todos los agricultores tienen dificultades para acceder a material de siembra de calidad.

"En todas las regiones que visité, fue impactante ver cómo la falta de suministro de semillas de calidad afecta a las comunidades de cultivo de algas marinas establecidas y cómo hay esfuerzos tan limitados para abordar este problema", dice Karlotta Rieve, gerente de proyectos de Hatch Innovation Services.

Este sentimiento es similar al de Karlotta Rieve, gerente de proyectos de Hatch Innovation Services

Ra Narayanan, responsable de ocean AgTech en Sea6 Energy y miembro del comité directivo del proyecto, comparte esta opinión: "En Bali, la cuna del cultivo de algas tropicales en Indonesia, hoy sólo tenemos una, o unas pocas, variedades que se propagan vegetativamente y se están desmoronando", señala.

"Disponemos de un plazo crítico de entre cinco y quince años para pasar de la situación actual del sector a la que prevemos que debe tener", añade Alan T. Critchley, investigador del Centro Verschuren de Sostenibilidad Energética y Medioambiental de Canadá, que también formó parte del comité directivo

El nuevo informe identifica las prioridades estratégicas y las recomendaciones para un instituto internacional de resiliencia de las algas tropicales basándose en las lecciones aprendidas de las iniciativas de centros de resiliencia para numerosos cultivos terrestres.

La falta de material de siembra plantea un reto importante a los cultivadores de algas marinas

© Vicente Covarrubias

Colaboración mundial para garantizar la resistencia a largo plazo

El estudio incluyó aportaciones de más de 50 actores clave de la comunidad de algas tropicales, así como de expertos de centros de cultivo internacionales, y destaca cinco áreas de enfoque estratégico clave que deben abordarse con urgencia:

  • Bancos de semillas y recolección de material genético autóctono
  • Cría y mejora de cultivos para desarrollar variedades resistentes al clima y productivas
  • Multiplicación y distribución de material de siembra para un acceso equitativo a los agricultores
  • Creación de capacidades y servicios de extensión para difundir los conocimientos de los investigadores a los agricultores
  • Desarrollo de marcos reguladores y normas industriales para apoyar la ampliación de la industria


Con asociaciones estratégicas, la participación de las partes interesadas y el acceso abierto en su núcleo, un instituto internacional que difunda conocimientos, material de siembra y desarrollo de capacidades ayudará a la industria mundial de algas tropicales a alcanzar todo su potencial.

El informe señala que varios países -como Indonesia, Filipinas, Malasia, Brasil y Madagascar- ya cuentan con laboratorios de algas e investigadores comprometidos que podrían actuar como estaciones satélite de una organización paraguas internacional. El instituto debería buscar alianzas y trabajar con los gobiernos para mejorar las instalaciones de investigación existentes e invertir en nuevos bancos de semillas y programas de mejora de cultivos.

Además del apoyo financiero de los gobiernos y las agencias internacionales de desarrollo, se ha reconocido la importancia del papel de los agentes del sector, es decir, de los transformadores que dependen de un suministro constante de algas.

"Necesitamos algo donde la industria pueda canalizar realmente el dinero para que podamos tener algas en el futuro", explica Valeria Montalescot, especialista en algas de Cargill.

El informe es un hito en el camino hacia una fructífera industria mundial de algas marinas

© Vicente Covarrubias

Al fomentar la colaboración internacional, promover las mejores prácticas y garantizar la financiación a largo plazo de una red de estaciones satélite regionales, esta organización paraguas para la resistencia de las algas tropicales tiene el potencial de transformar el futuro del cultivo de algas.

"Para CI Ventures, las algas tropicales son uno de los sectores prioritarios de nuestra inversión en Asia-Pacífico (a nivel regional), y de nuestra inversión en los océanos (a nivel temático). Apoyar un Instituto de Resiliencia de Algas Tropicales está estrechamente alineado con nuestra estrategia de inversión, con el objetivo de lograr una mayor resiliencia climática para las comunidades costeras, la mejora del rendimiento, el aumento de los ingresos y otros objetivos de impacto", explica Satya Reza Faturakhmat, sgerente de inversiones sostenibles que trabaja con CI Ventures, el brazo inversor de Conservation International.

Un enfoque multilateral

El lanzamiento del informe marca un hito importante en el camino hacia el establecimiento del Instituto de Resiliencia de Algas Tropicales (TRSI), que es actualmente el título provisional de la organización.

"Creemos que las conclusiones de este informe servirán de catalizador de acciones, inspirando a las partes interesadas a unirse en apoyo del instituto", reflexiona Rieve.

De cara al futuro, Rieve espera que el informe ponga en marcha un proceso de consulta, alineación de objetivos y colaboración entre las partes interesadas para definir la misión y la trayectoria estratégica del TSRI.

Para alcanzar estos objetivos, hay dos iniciativas clave en el horizonte:

  • Facilitar la participación de las partes interesadas y talleres de ideación como parte de la iniciativa Tropical Phyconomy Coalition Development (TPCD), atrayendo la participación de investigadores, industria, organismos gubernamentales, Y posibles patrocinadores

  • Establecer un comité directivo internacional elegido, compuesto por una amplia gama de partes interesadas, para supervisar la dirección de la iniciativa, complementado por subcomités encargados de explorar temas específicos identificados durante los talleres

Agradecimientos

El informe recibió financiación de Cargill, que es un importante actor de la cadena de valor en este sector, y de Conservational International y Konservasi Indonesia a través del Fondo Mundial de Arrecifes de Coral.

Un variado comité directivo fue vital en la compilación del informe. Entre ellos se encontraban Valeria Montalescot (Especialista en algas marinas, Cargill, Francia), Michael Y. Roleda (Profesor, Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de Filipinas), Alan T. Critchley (Investigador, Centro Verschuren para la Sostenibilidad de la Energía y el Medio Ambiente, Canadá), R A Narayanan (Jefe de Ocean AgTech, Sea6 Energy, India) y Burhanuddin Zein (Director del Programa de Pesca y Acuicultura, Konservasi Indonesia).

El informe completo puede descargarse aquí.

Para más información sobre el Tropical Seaweed Resilience Institute, póngase en contacto con Karlotta@hatch.blue

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here