Acuicultura para todo

Pepinos de mar: el oro marino del sur de Tanzania

Crianzas Sostenibilidad Acuicultura restauradora +8 more

Los cohombros de mar, conocidos como jongoo bahari en swahili, se consideran una especie en peligro y están protegidos en Tanzania desde 2003. Sin embargo, la pesca, recolección y comercio ilegales de pepinos de mar han creado un problema crítico de conservación y la necesidad de desarrollar soluciones sostenibles para salvaguardar tanto el ecosistema marino como los medios de subsistencia de las comunidades costeras del país.

por Fisheries and aquaculture tutor, Fisheries Education and Training Agency (FETA), Mikindani Campus
Victor Kaiza thumbnail
Un agricultor recoge pepinos de mar

Promovida inicialmente por el Gobierno tanzano en 2019, la Agencia de Educación y Formación Pesquera (FETA) introdujo el cultivo de pepino de mar en las regiones del sur de Tanzania en mayo de 2021

La cría de pepinos de mar fue promovida inicialmente en 2019 por el Ministerio de Ganadería y Pesca de Tanzania como medio clave para mejorar la economía azul del país. Esta iniciativa llevó al establecimiento de la primera granja de pez de arena (Holothuria scabra) en la aldea de Kaole, en el distrito de Bagamoyo.

Esta piscifactoría, que cuenta con su propio criadero, ha demostrado ser un éxito para la cría sostenible de cohombros de mar y ha establecido un modelo que pueden seguir otros piscicultores.

El pez de arena es una de las especies más amenazadas del mundo

La costa sur de Tanzania comprende dos regiones, Lindi y Mtwara, con 405 km de litoral. Estas regiones estuvieron en su día marginadas debido a las dificultades para cruzar el río Rufiji antes de la construcción de un puente en 2007. Sin embargo, la zona era famosa por la producción de marisco, incluidos los pepinos de mar desecados, que se conocen como beche de mer. La persona más famosa del sector era un comerciante llamado Abdillahi Yusuf, que se convirtió en una de las personas más ricas de Tanzania a finales de los años 70 y 80 gracias a las exportaciones de pepinos de mar, un comercio que era la principal fuente de ingresos de esta comunidad. Sin embargo, tras la prohibición del comercio en 2003, la comunidad ha pasado apuros económicos y depende principalmente del cultivo y comercio estacional de anacardos.

El comercio de anacardos es la principal fuente de ingresos de la comunidad

Sin embargo, (FETA), del Campus Mikindani, introdujo el cultivo de pepinos de mar en las regiones del sur en mayo de 2021. Esta institución gubernamental -responsable de la formación, investigación y difusión de tecnologías pesqueras y acuícolas- estableció una granja de demostración en la playa de Mikindani, en Mtwara. Esta piscifactoría exhibe un sistema de cría de peces de arena ideal para las comunidades del sur y sirve de base de formación.

La piscifactoría de demostración se encuentra en la playa de Mikindani, en Mtwara

Pepinos de mar recolectados

Las regiones costeras del sur de Tanzania han sido históricamente famosas por la producción de marisco, incluidos los pepinos de mar secos, que se conocen como beche de mer

El sistema se basa en dos corrales marinos de 30 por 30 metros, construidos con materiales asequibles disponibles en las ferreterías locales. Desde entonces ha inspirado la creación de otras 37 granjas de pepinos de mar -30 en Mtwara y siete en Lindi- y el beche de mer se vende ahora a precios lucrativos, que oscilan entre los 20 y los 100 dólares por kg (peso seco) en los puntos de recogida de Zanzíbar.

A principios de 2022 se crearon granjas de pepinos de mar en Mikindani, Msangamkuu y Naumbu-south, en Mtwara, tras el éxito de la granja FETA. Y algunos aventureros pusieron en marcha iniciativas de cultivo de pepinos de mar en las aldeas de Mchinga, Kitumbi Kwera y Sudi, en Lindi. Personas de distintos niveles educativos y económicos están solicitando permisos de cultivo, reuniendo capital, construyendo corrales y almacenando alevines de pez de arena en sus recién creadas granjas.

A pesar de varios problemas, como la depredación, la caza furtiva y la escasez de alevines, estos acuicultores ya han obtenido sus primeras cosechas, tras haber trabajado juntos para patrullar sus granjas. Y son optimistas sobre su éxito a largo plazo.

Una granja de pepinos de mar en la costa sur de Tanzania

El sistema de explotación recomendado por la FETA en su granja de demostración de Mikindani Beach, en Mtwara, consiste en dos corrales marinos de 30 por 30 metros, un sistema ideal para las comunidades del sur de Tanzania

"La cría de pepinos de mar es muy beneficiosa para nuestras playas porque reduce la pesca ilegal, sobre todo el cerco de las playas. Nuestra granja se ha convertido en un icono en nuestro pueblo de Namela porque mucha gente viene a aprender de nosotros cómo cultivar pepinos de mar de forma sostenible. Esta granja también distribuye alevines de pepino de mar a otros agricultores de la costa de Mtwara", explica Hamisi Ismail Chikonda, que cultiva en la playa de Msangamkuu, en Mtwara

"Estamos muy agradecidos por la asistencia técnica prestada por la FETA sobre las mejores prácticas de cultivo de pepinos de mar. Esperamos que la cosecha sea un éxito y pensamos ampliar nuestra explotación. Nuestra comunidad, que vive en el pueblo de Sudi, está lo suficientemente motivada como para establecer otras granjas junto a la nuestra", declaró el reverendo Samwel Madai, que cultiva en el pueblo de Sudi, en Lindi.

"Estamos preparadas para cultivar pepinos de mar. Nuestro terreno está listo y mis compañeras del grupo WAMABA [Women Seafood Processors Cooperative Union] han reunido fondos suficientes para comprar materiales para la construcción del corral marino. En comparación con la piscicultura de agua dulce, los costes operativos son menores y los pepinos de mar secos alcanzan precios más altos en el mercado actual", reflexiona Khadija Malibiche, una cultivadora novata de pepinos de mar de la playa de Msangamkuu, en Mtwara

"Para mí, esta actividad es muy diferente de la producción animal, porque no es necesario alimentar directamente a los animales. Los únicos gastos son el mantenimiento de los corrales, la limpieza periódica de las redes y la seguridad de la granja. Aún nos enfrentamos a algunos retos, relacionados con el abastecimiento de alevines y la depredación. Sin embargo, los frutos de este duro trabajo merecen la pena", señala Wilbard Furia Otaru, que cría en la playa de Mikindani, en Mtwara.

La cría de tortugas de agua dulce en la playa de Mikindani, en Mtwara, merece la pena

Diferentes actores participan ahora en la cría, la construcción y el mantenimiento de corrales y el procesamiento de pepinos de mar para satisfacer diferentes necesidades en la cadena de valor recién establecida y más de 50 personas participan en toda la cadena de valor sólo en la región de Mtawara.

Además de designar zonas para la producción de pepino de mar, el Ministerio ha reservado otras para algas, y otras también para el cangrejo de fango, con el fin de facilitar una maricultura diversa y sostenible.

El Banco de Desarrollo Agrícola de Tanzania (TADB) ya puede conceder préstamos iniciales a empresas de acuicultura, incluida la cría de pepinos de mar. En las regiones de Mtwara, Dar es Salaam y Tanga se están construyendo criaderos públicos equipados con las últimas tecnologías para la producción de semillas de calidad. Además, un nuevo proyecto nacional de capacitación de jóvenes, Build Better Tomorrow (BBT - Life), incluye programas de formación para la cría de pepinos de mar, por lo que el futuro del sector parece asegurado

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here