Acuicultura para todo

Green's algal bluesLa importancia de los cálculos del carbono azul en Japón

Opinión Cambio climático Carbono azul Algas marinas / Macroalgas +4 more

Japón es pionero en el reconocimiento del papel que desempeñan las especies acuáticas en el secuestro del carbono azul, pero las algas cultivadas aún no cuentan con apoyo oficial en este campo.

por Seaweed project manager and advisor, Hatch Innovation Services
Peter Green thumbnail
Una granja de nori en el mar japonés de Ariake

Japón es uno de los mayores productores de algas del mundo

Japón ha decidido recientemente incluir el secuestro de carbono de algas y pastos marinos silvestres en sus cálculos de emisiones nacionales, lo que podría sentar un precedente que impulse el comercio de créditos de macroalgas carbono azul, tanto en Japón como en el resto del mundo

A través de imágenes por satélite para estimar el total de los ecosistemas de carbono azul cercanos a la costa, el gobierno calculó la absorción anual de carbono azul en 360.000 toneladas en 2022, equivalente a las emisiones de alrededor de 140.000 hogares.

El gobierno de Japón ha presentado un informe sobre la absorción anual de carbono azul

No me queda claro de inmediato qué estimaciones utilizó el gobierno en su metodología para calcular el secuestro total, ni cuántas algas figuraban en los cálculos. Pero se cree que es el primer caso en que un país ha incluido la absorción nacional de CO2 por algas marinas en los Informes de Inventario de Gases de Efecto Invernadero presentados ante las Naciones Unidas.

Una posible metodología

Aunque la metodología del informe no es de dominio público (al menos no en inglés), Japón ha trabajado mucho en este ámbito en los últimos años, y las principales partes interesadas del sector del carbono azul de Japón y la Asociación de Economía Azul de Japón (JBE), autorizada por el gobierno, han publicado recientemente un documento que puede ayudarnos a comprender el proceso probable.

Para calcular el carbono azul de algas y praderas marinas silvestres en Japón, se estimó el "área" total del ecosistema y el "coeficiente de eliminación" (el coeficiente de absorción)

Para calcular el carbono azul de las algas silvestres y los pastos marinos en Japón, este documento estimó una "superficie" total del ecosistema y un "coeficiente de absorción" (el aumento anual de carbono en el ecosistema por unidad de superficie), antes de multiplicar las dos cifras para predecir una tasa de absorción de CO2 atmosférico.

En este trabajo, los coeficientes de absorción de carbono utilizados fueron: 4.9 toneladas de CO2/ha/año de media para las praderas marinas; y entre 2,7 y 10,3 toneladas de C02/ha/año de media para los lechos de macroalgas (dependiendo de la especie). Las superficies totales estimadas de los ecosistemas costeros poco profundos fueron de 6,2 x 104 ha para las praderas marinas y de 17,2 x 104 ha para los lechos de macroalgas.

Esto se basó en datos de estudios nacionales de praderas marinas y lechos de macroalgas realizados por la Agencia de Pesca de Japón entre 2009 y 2014, que utilizaron el satélite de observación de la Tierra ALOS, estudios de campo y fotografías aéreas.

En contraste con las estimaciones del Gobierno, el documento sugiere que la absorción anual de carbono azul en Japón oscila probablemente entre 1,32 y 4,04 millones de toneladas. Dentro de esta cifra, las praderas marinas contribuyen en un 23%, los lechos de macroalgas en un 54% y los manglares en un 14%

Esta diferencia entre los dos cálculos pone de relieve varias cosas. En primer lugar, indica que las cifras oficiales del gobierno sirven como referencia más conservadora. Y en segundo lugar, necesitamos más información sobre qué proporción aportaron los lechos de algas salvajes a los cálculos totales del gobierno.

Además, el anuncio y la discrepancia han sido un recordatorio de la incertidumbre demasiado familiar a la que se enfrenta el carbono azul de las algas marinas. Esta incertidumbre es atribuible no sólo a los retos de estimar con precisión las áreas totales de los ecosistemas, sino también a las dificultades para validar los "coeficientes de eliminación de carbono" debido a las insuficientes capacidades en materia de seguimiento, notificación y verificación (MRV).

En este punto, las organizaciones de la sociedad civil han expresado su preocupación por el hecho de que el carbono azul de las algas no se pueda calcular con precisión

A este respecto, algunos de los principales expertos internacionales en carbono azul, aunque impresionados con las intenciones de Japón, me han expresado algunas preocupaciones con la metodología, haciendo hincapié en la necesidad crítica de rigor a la hora de calcular la capacidad de las algas marinas para secuestrar carbono - y, del mismo modo, cómo esto puede traducirse en recompensas financieras.

Por ejemplo, esto es lo que dijo Steve Crooks, cofundador de Silvestrum Climate Associates, que ha desarrollado y aplicado metodologías para cuantificar el secuestro de carbono en humedales costeros: "Todavía es muy pronto para las algas marinas en el carbono azul. Participo en varios debates y actividades de demostración sobre la conexión de las algas marinas con los mercados de carbono, y formo parte del equipo que dirige una Metodología de cultivo de algas marinas de Verra que abarca sistemas naturales y de cultivo

Recogida de algas en la costa de Japón

"En términos generales, hay potencial, pero la palabra clave es potencial. Hay retos en la cuantificación de la reducción de emisiones, MRV, seguimiento de la permanencia, estratificación de proyectos y límites. No es que no puedan superarse, pero ¿a qué coste y resultaría adicional la financiación del carbono? Los sistemas abiertos de este tipo son complejos. Necesitamos un buen número de casos de prueba para comprobar su viabilidad e informar sobre su aplicación."

Por qué es importante?

Por qué es importante



En cualquier caso, se espera que la medida impulse aún más el comercio japonés de créditos de carbono azul. Los J Blue Credits -creados mediante la restauración de ecosistemas de carbono azul (lechos de algas, praderas marinas, llanuras mareales y manglares) y avalados por el JBE- ya tienen demanda. Y varias empresas y entidades destacadas, Idemitsu -la corporación japonesa de petróleo y gas- entre ellas, han mostrado gran interés en explorar e invertir en este sistema de créditos de carbono.

No obstante, muchas organizaciones han estado esperando una mayor legitimación del sector. En consecuencia, el reciente voto de confianza del Gobierno debería ayudar a reducir el riesgo de futuros proyectos de generación de créditos.

Como señaló Brian Tsuyoshi Takeda, emprendedor en serie del océano y fundador de Urchinomics, la primera empresa de créditos de carbono azul para la restauración de algas marinas del mundo: "Esta decisión convertirá a Japón en el primer país del mundo en integrar las algas en su contabilidad del carbono. Esto significa que las iniciativas de restauración de algas marinas que apoyan la captura de carbono y la biodiversidad serán mucho más fáciles de financiar."

Mirando al futuro

En última instancia, la labor pionera de Japón en este campo pone de relieve las ventajas de la gestión de las reservas y los mercados de carbono azul por parte de los gobiernos. Se trata de una respuesta oportuna al creciente escrutinio sobre la integridad de los mercados voluntarios de carbono y el rápido desarrollo, a veces no regulado, de proyectos de compensación.

En función de la naturaleza de los proyectos y de las medidas que se adopten, es posible que el gobierno japonés tenga que hacer frente a una serie de retos

Dependiendo de la medida en que el carbono azul de las algas silvestres se tenga en cuenta en los cálculos, la medida podría tener importantes ramificaciones para el sector del cultivo de algas, ya que el cultivo se considera una intervención antropogénica. Se sabe que varios de los proyectos de carbono azul del JBE son operaciones de cultivo de algas, y que los cálculos para el carbono azul de macroalgas en Japón se basan en parte en los detritus de algas que llegan a las profundidades marinas, lo que debería extenderse también a los proyectos de cultivo de macroalgas.

Está claro que quedan muchos interrogantes. Pero el impulso del país en el sector de las algas cercanas a la costa y el carbono azul lo sitúa como líder en este ámbito. Y el enfoque que está desarrollando tiene el potencial de convertirse en un modelo para otras naciones y organizaciones, al igual que los esfuerzos ejemplares de Australia en la introducción de suplementos alimenticios Asparagopsis se están utilizando para inspirar a otras naciones en este espacio.

Me encantaría conocer su opinión: drop me a line on LinkedIn.

*Una versión abreviada de este artículo se publicó en el Informe Paxtier, suscríbase al boletín semanal aquí.

Suscríbase al boletín semanal aquí

Create an account now to keep reading

It'll only take a second and we'll take you right back to what you were reading. The best part? It's free.

Already have an account? Sign in here

Series: Green's algal blues